Por: Carlos Betancurt, Coordinador Nuevas Generaciones Barranquilla

En esta época de grandes cambios sociales  y vicisitudes políticas, donde las organizaciones se han alineado bajo dos grandes ejes que ideológicamente conservan los valores de la derecha latinoamericana, pero que en el campo de juego nacional mantienen una notable contraposición, peleas constantes y críticas diarias; es posible suponer que detrás de todos estos hechos, ocurran cosas que quizás se estén pasando por alto, y en este sentido me quiero referir a las nuevas generaciones, aquellos jóvenes que viven los procesos políticos desde otro ámbito, muchos como espectadores y otros apenas iniciando su vida pública, pero todos bajo la gran sombra de los líderes que demarcan el escenario actual.

Y es entonces cuando comenzamos a preguntarnos ¿qué le depara el futuro político a esta nueva generación, que entra en un momento clave, donde las palabras de moda son el fast track, la justicia transicional y el fin de la guerra?

Un futuro lleno de posibilidades, donde la creación de políticas públicas pueda ir encaminada hacia un eficiente desarrollo de la educación, de las instituciones públicas y de la transparencia institucional, donde los recursos sean bien manejados y se promocione el pago fiscal como herramienta clave de desarrollo y símbolo de cultura ciudadana, un futuro donde la tecnología colombiana sea reconocida a nivel latinoamericano y mundial, con inversión en robótica, mecatrónica y nuevos usos eficientes de las energías renovables, un futuro donde nuestra gran cantidad de fuentes hídricas, flora y fauna nos coloquen como ejemplo de competitividad empresarial en el abastecimiento de energía, con potencial de inversión en nuevas empresas del estado que garanticen el uso de energías limpias, con un modelo turístico y cultural que enmarque la nueva era del país y lo convierta finalmente en un centro mundial del desarrollo social y empresarial.

Es por esto que, ahora y no antes, el liderazgo dormido de esta nueva generación va constituir los días de esperanza venideros y va representar el fin e inicio de una era para Colombia.

Añadir comentario