El presidente del Senado, Efraín Cepeda, habla sobre sus preferencias para la primera magistratura.

Por: Yamid Amat
17 de diciembre 2017 , 02:14 a.m.

La representación de las víctimas del conflicto armado que padeció nuestro país durante más de 50 años parece asegurada, según afirma el presidente del Congreso, Efraín Cepeda. Una comisión creada para el efecto y una iniciativa del Partido Conservador serán el doble vehículo de salvación. Por las dificultades surgidas, los 16 miembros que tendrá la Cámara en representación de las víctimas perderán el periodo que comienza el 20 de julio próximo, pero se incorporarán al Congreso en el primer periodo de sesiones del 2019.

Cepeda, dirigente conservador barranquillero, es uno de los líderes que mayor apoyo electoral ha recibido en sus 26 años de actividad política. Es y seguirá siendo presidente del Senado hasta el 20 de julio del próximo año.

Anuncia, además, que presentará al Congreso un proyecto de reforma constitucional que establece la lista cerrada como único sistema para elegir miembros de corporaciones públicas, por considerar la lista abierta como motor de corrupción. Cepeda aspirará a su reelección al Senado, y es conocido su apoyo al gobierno del presidente Santos.

¿Sí produce frutos electorales apoyar al Presidente?

Pues, en política, yo he actuado sin cálculos, sino transitando en lo que creo. Creo en el proceso de paz con las Farc, creo en las bondades de ese proceso de paz. Con EL TIEMPO venimos recorriendo el país en unos encuentros regionales, donde escuchamos víctimas, comunidades, empresarios, líderes políticos, líderes sociales, y los testimonios son muy positivos frente al tema de la paz; comienzan a aflorar muy fuertemente el turismo, las inversiones agropecuarias, la generación de empleo.

Prefiero a las Farc desminando que minando, a las Farc echando discurso que echando bala, los prefiero erradicando cultivos que narcotraficando. Si bien hoy hay una polarización por la manera como se pactó la paz, nadie puede declararse opositor de la paz, y a nivel internacional tenemos casi respaldo absoluto y admiración por un país que logró desarmar a la guerrilla más antigua de Latinoamérica, 52 años; después de ocho millones doscientas mil víctimas y de ciento cincuenta mil muertos, creo que era hora de parar la guerra.

¿Usted tiene algún reparo a los mecanismos acordados para llegar a la paz?

Claro que los hemos tenido y los hemos expresado en la plenaria, y esos reparos han servido para enriquecer muchas de esas normas, pero he dicho que prefiero una paz imperfecta a una guerra perfecta; esta no es una paz entre vencedores y vencidos, esto es una negociación. Cuando se negocia, por supuesto, que hay que llegar a transacciones por un bien superior que es la paz.

Muchas de estas normas que aprobaron han tenido muchísimas modificaciones en el Congreso, lo cual quiere decir que hemos mejorado respetando el acuerdo. En la Jurisdicción Especial para la Paz introdujimos el tema de que debían presentarse los exguerrilleros, los miembros de las Farc, primero a la justicia especial para la paz, antes de posesionarse en cualquier cargo; creo que era un reclamo nacional que no estaba incluido en esa iniciativa legislativa del Gobierno Nacional.

He admirado mucho la tenacidad del presidente Juan Manuel Santos para lograr la paz; si bien hoy hay una polarización por la manera como se hizo, nadie puede declararse opositor de la paz.

¿Por qué el país no le reconoce al presidente Santos haber logrado la paz?

Sir Winston Churchill logró ganar la guerra para gloria de su patria, y luego fue derrotado cuando aspiraba a su reelección. Creo que Santos tendrá algún día, cuando la gente empiece a apreciar las virtudes de haber hecho la paz, el reconocimiento de esa conquista histórica.

¿Por qué no está aún claro quién será su sucesor?

Finalmente, de 49 candidatos que se postularon solo once se presentaron por firmas y dos por partidos políticos. Aquí tendrá que llegar a la presidencia alguien que no prometa volver trizas el acuerdo de paz, pero que pueda tener la posición moderada de mejorarlo. En ese escenario hay pocos candidatos.

¿Usted es partidario de que el Partido Conservador apoye a quién?

Pues, quisiera al partido cerca de un candidato que tenga la posibilidad no solamente de ganar las elecciones sino que encarne en gran medida el pensamiento conservador y, en esa línea, que apoye el proceso de paz, pero que tenga la capacidad, sin violar los acuerdos, de mejorarlo en su implementación.

Usted fue uno de los hombres que más votos obtuvieron en las elecciones pasadas, ¿a qué candidato va a apoyar?

Estaré con la decisión que tome el partido, pero, como opinión personal, yo estoy más cerca del talante de Germán Vargas Lleras porque ha sido un gran ejecutor, fui su primer vicepresidente en el Senado de la República y conozco y admiro sus condiciones humanas y de liderazgo.


¿A usted le gusta la candidatura de Germán Vargas Lleras?

Sí, he estado mirando los documentos que ha presentado nacionalmente; son documentos serios, estudiados, demostró ser un formidable ejecutor con las obras que hizo durante su paso por la vicepresidencia; no opositor sino amigo del proceso de paz con modificaciones, pero lo dejaría hasta allí para no entrar en más honduras, hasta que mi partido decida, y lo reitero una vez más, seré respetuoso de lo que mi partido decida.

Pero el Partido Conservador va a decidir entre dos precandidatos, de los cuales ninguno tiene ninguna opción.

Bueno, eso es una pregunta para el presidente de mi partido.

Entonces, ¿por qué le gusta Germán Vargas?

Como lo expresé, ha demostrado ser un gran ejecutor, como lo hizo en la vicepresidencia de la República, porque los documentos que hoy está presentando a consideración de los colombianos son documentos serios, bien estructurados, que se convertirán en proyectos de ley; no la tiene fácil, la tiene muy difícil, no tiene mi decisión sino mi inclinación. Mi recomendación al partido es estar cerca de esa candidatura.

¿Qué opina de Humberto de la Calle?

Me parece que ha sido un gran dirigente político. Le tengo muchísimo respeto al doctor Humberto de la Calle; lideró con paciencia un proceso de paz con virtudes y defectos, pero logró que se firmara la paz.

¿Y qué opina de la candidatura de Iván Duque?

A Iván Duque se le ha catalogado como un candidato de centro, pues es un candidato serio e independiente; un hombre joven con mucho futuro que acaba de saltar a la palestra política. No puedo predecir su futuro electoral, pero es un candidato serio.

¿Y qué opina de la candidatura de Sergio Fajardo?

Fajardo está representando a una izquierda que está muy lejana del Partido Conservador. El conservatismo no está en esa candidatura.

¿Y qué piensa del Centro Democrático?

Del uribismo me inquietaría que quiera volver trizas el acuerdo de paz, pues no han votado ninguna de las iniciativas de paz en el Congreso. Germán Vargas ha dicho que apoya el proceso, que mejoraría algunos aspectos; Vargas Lleras es un hombre firme para contener a los grupos armados.

El proyecto de reforma constitucional que crea 16 circunscripciones electorales para que se elijan otros tantos representantes de las víctimas a la Cámara de Representantes está en el limbo jurídico, qué va a pasar?

Yo acompañé las circunscripciones, yo voté en el debate las circunscripciones, yo voté en las dos conciliaciones de las circunscripciones, y por supuesto ahí está claramente consignado que el día de la polémica yo voté favorablemente, pero cuando el tema está en el escenario jurídico, no se pueden atropellar las instituciones en el Estado de derecho.

La certificación que tengo del secretario general del Senado dice que el proceso se negó y que el proyecto fue archivado; yo soy el primer defensor de las instituciones. Ni más faltaba que hoy se legislara por fallos judiciales; esa fue una decisión que acató en su momento toda la plenaria del Senado, y ese tema quedó en firme. Ahí está la certificación del secretario de que ese proyecto había dejado de existir.

Usted dice que esto requiere una solución política legislativa, pero va a requerir una solución judicial porque, al fin y al cabo, su suerte está hoy en manos del Tribunal Administrativo de Bogotá…

Yo creo más en la solución concertada.

Pero no se ve cómo….

Yo creé una subcomisión que integran Luis Fernando Velasco, Sofía Gaviria, Juan Diego Gómez, Juan Manuel Corzo, Doris Vega, Jaime Amín, Juan Carlos Restrepo, Manuel Enrique Rosero, Alexánder López. Pertenecen a todos los partidos. Y el propio Partido Conservador tiene listo un proyecto para presentarlo en el nuevo periodo legislativo que comienza el 16 de marzo.

¿Estableciendo qué?

Que se respetan las 16 curules para las víctimas; se propone realizar una votación interna entre esas víctimas inscritas con anterioridad y que están en las organizaciones de víctimas que han sido reconocidas por varias instancias en el Gobierno Nacional. El proyecto del Partido Conservador también se está llevando a la comisión. La idea es lograr un acuerdo consensuado el 16 de marzo.

Como presidente del Congreso y como senador haré todo lo que sea legal para que las víctimas tengan representación en el Congreso. Es un acto legislativo que deberá aprobarse con cuatro debates de marzo a junio y con cuatro debates de julio a diciembre; las víctimas se perderían solo un periodo. Pero habrá solución para que las víctimas tengan representación en el próximo Congreso.


¿Pero las elecciones son en marzo y los parlamentarios asumen el 20 de julio…

Las víctimas no podrán posesionarse el 20 de julio sino en el mes de diciembre; con el nuevo proyecto que estamos tratando de consensuar, las elecciones para escoger a los representantes de las víctimas se podrían hacer en ese mismo mes.

¿Se puede?

El acto legislativo puede decir que se convoque inmediatamente a esas elecciones a las víctimas inscritas de las organizaciones de víctimas; por lo tanto, el periodo en el que ellas no estarían sería del 20 de julio al 16 de diciembre, luego para el siguiente periodo, marzo del 2019, ya estarían incorporadas al Congreso.

Usted pertenece a la clase política del país. ¿Por qué esta tan corrupto un sector de esa clase política?

Yo he vivido a lo largo de los 26 años de mi carrera política tres hechos muy graves: el del proceso ocho mil, el de la ‘parapolítica’ y este de la corrupción, que tiene indignados a los colombianos tanto como los dos anteriores. Mire, yo creo que las listas abiertas generan altos costos políticos, y esos costos políticos hacen que algunos candidatos traspasen los límites de la financiación y luego tengan que corresponder a quienes los financiaron; tiene que haber una reforma política urgente, cerrando las listas de candidatos. Yo le anuncio un proyecto de reforma constitucional ante el Congreso estableciendo que todas las listas deben ser cerradas. La lista abierta es generadora de corrupción.

Entrevista tomada de EL TIEMPO

http://m.eltiempo.com/politica/partidos-politicos/entrevista-de-yamid-amat-a-efrain-cepeda-sobre-curules-de-paz-y-elecciones-2018-162428

Añadir comentario